Historia

Historia

La unidad educativa “Flori Nicol” fue fundada en el año 1970 y pertenece a la Congregación de Hermanas Misioneras Dominicanas del Rosario quienes se establecieron en nuestro país desde 1943 extendiendo su servicio a diferentes lugares del mismo. En 1969, parte de la Congregación establecida en El Alto, se trasladó a la zona de Miraflores de La Paz, principalmente para prestar servicios a la comunidad del lugar.

La Institución “Flori Nicol” fue constituida en febrero de 1970, gracias a la iniciativa de las Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario que alquilaron provisionalmente una casa perteneciente a la Cruz Roja (Calle Cuba Nº 1155) donde comenzaron brindando una educación inicial y aprestamiento a los niños de la zona, con el propósito de colaborar a los padres de familia (respetando a la necesidad de Enseñanza Parvulario, escasa en ese entonces) y de generar una fuente de ingreso para su autofinanciamiento.

Simultáneamente ofreció atención médica y enseñanza para formar promotoras y artesanas a empleadas domésticas, así como también; prestó apoyo y servicio a la parroquia de Nuestra Señora de Pompeya. Posteriormente, en 1971 adquirió la casa antigua (Nº 1135), perteneciente a la familia del expresidentes Bautista Saavedra, e hicieron los arreglos correspondientes para que la comunidad pudiera ocuparla y prestar los servicios propuestos. Actualmente continúa establecida la Congregación en ese mismo lugar.

En la creación del proyecto del kínder, tuvieron un papel muy destacado las hermanas Nazaret Serrano (impulsora y coordinación), Estibaliz Torrecilla (enfermera), Resurrección Echeverría (primera directora y profesora) y María Jesús Sanz (profesora). Todas ellas aportaron con su dinamismo y capacidad para la planificación y trabajo de aula.

El nombre que distingue a este establecimiento fue elegido por Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario, en expresión de reconocimiento y gratitud a la fundadora de esta Congregación: Madre Beata Florentina Ascensión Nicol Goñi, quien fue beatificada el 14 de mayo del 2005 y que junto al Monseñor Ramón Zubieta, Obispo Misionero Dominico pusieron los cimientos de esa Congregación en las selvas de la Amazonía Peruana, con el decidido propósito de responder a las acuciantes necesidades de promoción humana y cristiana en la tarea evangelizadora de los nativos.

En sus comienzos la unidad educativa contaba solamente con dos aulas y 20 alumnos. No obstante la entrega de las hermanas compensó la falta de recursos y dificultades iniciales, determinando con el paso del tiempo y la ayuda económica de la Congregación, se constituyera en uno de los establecimientos de mayor solidez en lo que se refiere a la Educación Inicial. Actualmente, la institución ha conservado una línea invariable y mantiene el compromiso original que es el de contribuir a formar hombres y mujeres íntegros, creativos y útiles a la sociedad, prolongando el modelo de entrega a la educación y servicio social legado por la fundadora de la Congregación M. Ascensión Nicol. Por ello, ha logrado merecidamente convertirse en una de las más acreditadas de su nivel en la ciudad de La Paz y en todo el sistema educativo boliviano.